Posteado por: jordipg79 | 20 enero 2009

Hello world!

Blue Planet 26

Blue Planet 26

Nuestro planeta, Gaia, se formó, junto con el sistema solar, hace 16.000 millones de años a través de una explosión interestelar de millones de partículas que se dirigieron por todos los confines del espacio, formando otros tantos miles de sistemas solares con sus respectivos planetas. Esta formación de masa súper extraordinaria, le llevó miles de años para reunir la energía suficiente y eclosionar para crear lo que hoy conocemos como el Universo. Éste es el medio donde habitan todos los planetas y estrellas, incluida la Tierra, y donde se expanden indefinidamente a lo largo de los tiempos.

 

El Planeta Azul es el medio donde subsiste la máxima expresión del sentido de la vida y donde infinidad de formas de existencia nacen, se relacionan y reproducen para dar continuidad a la procreación de las especies. Éstas conviven adaptándose al devenir de los distintos acontecimientos de repercusión geológica, biológica o climática que transforman el entorno planetario dando lugar a los distintos hábitat.

Los numerosos ecosistemas donde flora y fauna crecen: en bosques frondosos,  profundas zonas selváticas ecuatoriales, en los calurosos desiertos como el del Sahara, o en las largas y solitarias estepas, en verdes praderas, altas montañas o en zonas polares y casi inhabitadas en rincones perdidos del mundo, permiten establecer las condiciones idóneas para que cada tipo de especie pueda coexistir a través de importantes ciclos de vida donde las cadenas alimentarias permiten su procreación. Otras especies han tenido que adaptarse a medios inhabitables para el hombre, pero que después de miles de años de evolución, han sabido aprovechar cada recurso para no desaparecer.

 

El ser humano es la raza dominante del planeta y sobre ella se basan todas las decisiones importantes que deben guiar el rumbo del mismo. La Tierra es, para el hombre, su medio y hábitat natural, siendo capaz, junto con el resto de especies animales y vegetales, de adaptarse a todos los medios a través de la aplicación de su inteligencia para obtener, de los recursos, todo lo que necesita y utilizarlo de la forma más adecuada posible para dicha adaptación. A través de los distintos hábitat ha podido crecer y relacionarse, originando sociedades complejas que han evolucionado por medio de las distintas culturas y tradiciones que lo han caracterizado.

 

Pero la Tierra es mucho más que un lugar donde el hombre ha podido formar parte de su historia. Es el lugar donde se le ha permitido tener existencia permanente y donde ha podido desarrollar sus más altos valores. Se trata de la madre que lo protege y le da sentido. Se trata del futuro donde tendrá lugar su evolución y donde debe permanecer siempre para poder desarrollar, todavía, miles de ideas y acontecimientos que nos deben maravillar por su repercusión. Sin ella, el hombre no posee hogar y sin él deja de tener sentido por si mismo. Por ello, el hombre, debería considerar a nuestro planeta como el máximo valor a proteger y la máxima expresión de vida para conservar a toda costa sobre cualquier otra prioridad o valor.

 

Por eso los problemas derivados con nuestro entorno vital y la visión que pone el hombre a la hora de afrontarlos, deberían reconsiderase seriamente si no queremos desaparecer y ser reconocidos como aquellos seres del universo que se caracterizan por ser unos auténticos parricidas y suicidas en potencia. Esta visión de autodestrucción se basa en un aspecto en común de pensamiento de la raza; el ego que pone en sus visiones hacia todo lo que le rodea.

 

El ser humano, a lo largo de toda su historia, ha puesto más énfasis en su propia autocomplacencia personal que en la alegría de disfrutar y compartir lo que posee, al igual que de proteger todo aquello que le permite ser feliz. Bueno, es un tema reconocido por muchos pero puesto, por muy pocos, en una práctica real. Quién más  quién menos, piensa en todo lo que desea y quiere (una casa en medio de un precioso bosque al lado del mar, un coche potente y altamente contaminante, poder disfrutar de una excursión a la montaña sin tener que preocuparse de donde meter los incómodos desperdicios…) pero no presta la suficiente atención para considerar si lo que desea invade la parcela de libertad de los demás y, peor aún, si contribuye o no, a hacer un poco más pequeño el planeta y su ciclo de vida.

 

Nuestro Planeta, ya sea el único lugar conocido con vida del universo o un medio más de los miles de planetas que la puedan albergar, es el hogar de todas las formas de vida existentes en él y por lo tanto debe ser respetado como el entorno que los protege del exterior.  Si nosotros, el ser humano, como raza dominante y racional no le damos la protección que se merece, tendremos como respuesta un mundo inhabitable e inerte que no nos protegerá para seguir albergando la evolución de la vida humana y cuantas especies se extiendan durante los siglos venideros.

 

El que tratemos a nuestro entorno de la manera más interesada posible en muchos casos, o como un mero soporte de supervivencia, sin priorizar su perseverancia sobre todas las demás cosas en otros, se debe a que no sabemos o no queremos reconocer la verdad de nuestro sentido de pertenencia hacia el planeta. La influencia de la educación occidental, nos ha desarrollado sobre la base del concepto de la supervivencia y del abastecimiento como forma primordial de actuación. Esta forma de actuar se nos queda atrasada y anclada, dejándonos en una posición desfavorable de sabiduría y entendimiento sobre el sentido de la vida.

 

El Planeta Azul es el legado que nos dejaron para poder desarrollar nuestras experiencias y convivir en la evolución de los tiempos. Debe servirnos como medio de entendimiento y alianzas y no como un medio para generar nuestras luchas. Debemos tratarla como un ser vivo que es; que experimenta, que convive con sus seres, que evoluciona y se transforma, y ahora que sufre y languidece después de ser expuesta a miles de impactos desestabilizadores y destructivos de forma continúa, a través de los impactos medio ambientales provocados por el hombre: la sobreexplotación de los ecosistemas, su degradación por medio de la contaminación de bosques, selvas, mares y cielos, como medio de ensayo de nuestros experimentos nucleares más atrevidos, siendo expuesta a fuertes radiaciones y convulsiones, de la destrucción de cientos de miles de zonas habitables para dar soporte a la vida de la flora y fauna o de la transformación geológica intencionada de sus estructuras geológicas.

 

 

LA TIERRA ES EL ENTORNO DE PROTECCIÓN DE TODAS LAS FORMAS DE VIDA EXISTENTES, SIN ELLA, TODO DEJA DE TENER SENTIDO!!

Anuncios

Responses

  1. Hi, this is a comment.
    To delete a comment, just log in, and view the posts’ comments, there you will have the option to edit or delete them.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: