Posteado por: jordipg79 | 10 marzo 2009

¿Tecnología brutal o aprender de la Naturaleza?

ew-scripps-papersLa semana pasada se realizó un simposio sobre clima y energía en honor de Roger Revelle, uno de los directores de la Institución Scripps de Oceanografía (SIO), en San Diego.

Scripps era dueño de una cadena de periódicos y medios de comunicación, y fundó la United Press Associations. Hizo amistad con Ritter, un biólogo de Berkeley que quería que la investigación sobre la biología marina se hiciese en el mar. Scripps, y su hermana Ellen, donaron una considerable cantidad de dinero para que las ideas de Ritter prosperaran.

Revelle, un geofísico, dirigió la SIO en los años 50. Por aquella época David Keeling quería medir la concentración de CO2 en la atmósfera, y Revelle le consiguió dinero y sitio para ello. Se inició así la curva de Keeling, que refleja gráficamente la subida de la concentración de CO2 en la atmósfera. Revelle fue uno de los primeros científicos (tras el premio Nobel a Arrhenius a final del siglo XIX) en avisar de que estábamos en un camino peligroso.

Pues bien, en el simposio, con muy buenos científicos, quedó claro, una vez más, que el cambio climático actual es consecuencia de la subida de concentración de CO2, que sus impactos serán tremendos, y que podemos detenerlo. Por ejemplo, se caerán las casas de la playa que tantas hipotecas nos han costado, al subir el nivel del mar.

Una de las intervenciones, muy interesante, fue la de un sociólogo indio, Ashok Khosa. No habló de cambio climático. Habló de algo más sencillo: hoy, para comernos una kilocaloría, empleamos 2000. Para tener un anillo de oro de 20 gramos movemos 20 toneladas de suelo. ¿Cuánto tiempo podemos seguir así? Según personas como la Delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, realmente no pasa nada: el mundo es infinito y está hecho para el ser humano. Pero las minas de Riotinto han cerrado, las de Aznalcóllar también, lo hicieron las de los dos Potosís y las de Zacatecas, ya no hay petróleo en el Mar del Norte, y muy poco en Tejas. Si, el mundo es infinito y podemos destruirlo porque los ángeles lo renovarán para el ser humano cuando haga falta.

Muchos invocan a la tecnología, como se invocaba a la Virgen cuando la peste. Como en aquel momento, sobreviviremos. Pero ¿cuántos?, y ¿cómo?

Estamos utilizando hoy 14 terawatios (Tw). Si todos los seres humanos quieren vivir como los europeos, se precisarán 100 Tw. 100 Tw son 50.000 centrales nucleares, como comentó Nathan Lewis, del Caltech. Si queremos 100 Tw mediante energía nuclear de aquí a fin de siglo, teniendo en cuenta que 90 años equivalen a 32.850 días, eso quiere decir que necesitamos montar y acabar 3 centrales nucleares cada 2 días, empezando mañana. Está claro que es una idiotez.

Pero hay solución. Recibimos del Sol, de forma eficaz, unos 10.000 Tw: 700 veces lo que podemos derrochar. Y podemos gastar menos, aprendiendo de la naturaleza, como indicó Khosa. Por ejemplo, presas bajas, en vez de las monstruosidades de tipo Cenajo, consiguen que los suelos se empapen y que luego liberen agua a los ríos, en vez de a los invernaderos. Por ejemplo, podemos plantar miles de millones de árboles. Por ejemplo, podemos construir sin cemento, de manera sostenible y amable con nosotros mismos y con la naturaleza. Riqueza para todos, en vez de millones para unos pocos.

Hay solución. ¿La buscamos?

 

SE AZUL, GENERAS VIDA ¡!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: